Archivo de la categoría: Teoría

Disney Animated, la app imprescindible

Si tienes un iPad y te gusta la animación, tienes la obligación moral de comprar la aplicación Disney Animated. Es lo más parecido a hacer un máster sobre todo el proceso de la animación en la palma de tu mano. No en balde la propia Apple la nombró “App del año” en 2013. Solo tiene una pega: está en inglés.

Con un diseño interactivo impecable y casi dos gigas de información, tienes absolutamente TODO lo que hay que saber sobre técnica, procesos e historia de la animación. Por supuesto aquí todo gira en torno a Disney, pero la parte teórica es la misma para cualquier proyecto animado, así que no es únicamente una app para fans de la productora.

flowchart
Diagrama del proceso clásico de producción de una película en Disney.

El contenido de la app se divide en dos grandes partes: una didáctica y otra más lúdica.

En la parte didáctica tenemos 9 capítulos principales:

  • Art in Motion: breve historia de la productora de Walt Disney y de su evolución a lo largo de las décadas.
  • Story: acerca de los argumentos, de cómo contar una historia y cómo organizarla mediante procesos como el storyboard.
  • Visual development: el desarrollo visual global, la búsqueda del look de la película, tanto en estilo como en colores.
  • Character: el diseño de personajes, tanto en su apariencia como en su personalidad.
  • Layout & Background: los fondos, las arquitecturas.
  • Animation: el proceso de animación en sí, las referencias, las técnicas y los 12 principios tal y como vienen en “The Illusion of Life”
  • Visual Effects: fuego, agua, humo, todo hay que dibujarlo. El origen de los efectos especiales modernos.
  • Sound Design & Music: efectos de sonido y bandas sonoras, cómo todo se cuida al detalle.
  • Putting it all together: del coloreado clásico en acetato y captura en película a la edición digital de hoy.

Todos ellos ampliamente ilustrados con fotografías, dibujos preliminares, diseños conceptuales y clips de video, tanto de escenas finales como de pruebas a lápiz y escenas eliminadas.

IMG_0183
Una página entera dedicada a Mary Blair, artista conceptual de la época dorada de Disney.

Y, por supuesto, todos los clips animados se muestran con una barra de tiempo para pasarlos, si se desea, fotograma a fotograma.

IMG_0181
Una escena completa a lápiz de Blancanieves pero eliminada en el montaje final.

La parte lúdica está igualmente llena de información. Tenemos una cronología interactiva con todos los avances técnicos y todos los títulos de Disney; un es-pec-ta-cu-lar mapa de color de todas las películas para entender el concepto de color script o simplemente deslizar el dedo por los fotogramas clave de cada producción; una bouncing ball interactiva para practicar el timing, el caballo Maximus para recorrer su gestualidad facial; un rig de la pequeña Vanellope por si nos atrevemos a animar en 3D y un generador de cristales de hielo para que nos sintamos como Elsa de Frozen.

IMG_0188
Cada plano de cada película desde 1937 en un apabullante mapa de color.
IMG_0187
Hay que desplazar la bola en cada frame para que el rebote sea creíble.

Y creo que no me dejo nada. O sí: también hay un epílogo especial sobre Frozen (la última película de Disney por entonces) con fondos, bocetos, diseños y escenas.

Insisto, una aplicación impecable, completísima e imprescindible, que por mucho que la consultes nunca te cansará.

Anuncios

El valle inquietante y sus bebés

El “valle inquietante”, el uncanny valley, es ese momento de la percepción cuando reconocemos que alguien parece real, que podría pasar por real, y sin embargo tiene “algo” que nos da grimilla y causa rechazo.

Un término creado originariamente por Masahiro Mori para la robótica, pero que ha encontrado un lugar muy cómodo en los personajes CGI de apariencia humana.

Valle_inexplicable
Este gráfico también ilustra también el problema con los replicantes. Atento, Deckard.

El uncanny valley es el responsable, por ejemplo, del fracaso en taquilla de películas como “Final Fantasy” en 2001 o “Polar Express” en 2004, especialmente esta última, que supuso un enorme avance tecnológico en captura de movimiento, y que sin embargo era incapaz de conseguir la gestualidad de Tom Hanks:

polar
© 2004 by Warner Bros.

Así se demostró que la captura de movimiento no suple a la animación y que el render realista no implica credibilidad. Esto se ha ido corrigiendo de varias maneras:

  • Descartando el uso de personajes humanos realistas en las películas de CGI. Los creadores de Shrek tomaron nota y bajaron el “realismo” de la princesa Fiona en la segunda parte al comprobar que los niños se echaban a llorar al verla en los pases de prueba de la película.
  • Aplicando CGI solo donde es necesario, naciendo así el maquillaje digital para películas de imagen real. De hecho la técnica de captura y reconstrucción facial ha avanzado espectacularmente, puesto que no solo se usa para el entretenimiento, sino sobre todo para sistemas de reconocimiento en seguridad e industria militar.
  • Volviendo a un tono más cartoon en las películas de animación para público infantil, tanto en el diseño de personajes como en su animación.

Y, por supuesto, el uncanny valley es siempre involuntario. El gran bebé de “Tin Toy” no quería asustar a nadie, ésta era su forma de sonreir:

tin-toy
© Disney/Pixar

Los que sí quieren asustar son las máscaras bebé de Hyperflesh. El concepto no puede ser más sencillo y el resultado no puede ser más bizarro:

Aunque esto ya lo sabía Terry Gilliam:

brazil-palin

Caso “Renesmee Carlie Cullen”, o sea, el bebé de “Amanecer 2”. Problema: los bebés semi-vampiros se desarrollan muy rápidamente y tienen mucha inteligencia y tal, y ningún bebé actor puede hacer lo que necesitamos. Así que vamos a hacer un animatrónico porque los bebés en CGI quedan fatal.

renesmee-01
Que levante la mano quien hubiera querido ver a esta monada en la pantalla.

Vale. Pasamos del animatrónico. Pongamos el bebé CGI.

renesmee-02
Peor el remedio que la enfermedad.

Las representaciones faciales realistas también se aplican en medicina e investigación. Al parecer, el uso de robots ayuda a niños autistas a expresar mejor las emociones, o eso dice la gente de Robokind. No sé yo…

Y en el campo de la inteligencia artificial, está Baby X, un programa que simula el proceso de aprendizaje al nivel de un niño pequeño, y al que han dotado de una interfaz capaz de gesticular. El resultado da la impresión de ser un poltergeist que ha atrapado a un bebé dentro de una pantalla. Da un poco de penita, la verdad:

Bebé extra: ¿quién se acuerda de este pequeñín que data de los orígenes del internet y que se aparecía en las alucinaciones de Ally Mcbeal?